Un UAS de ala fija revisa tendidos eléctricos

Asociaciones de investigación de aeronaves no tripuladas asociadas con la “Mid-Atlantic Aviation Partnership” han estado testeando nueva tecnología de sensores diseñados para detectar actividad potencialmente disruptiva en los tendidos de alto voltaje.

rs16above

Los vuelos de la semana pasada, realizados en la Virginia rural, incluían una aeronave de ala fija RS-20, realizando un vuelo BVLOS (más allá de la línea de vista sin observadores en tierra). El modelo tenía una envergadura de más de 6 metros y disponía de equipamiento óptico RGB e infrarrojo diseñados para detectar posibles amenazas en la integridad estructural de los tendidos. Un avión tripulado volaba tras el aparato con un observador para garantizar seguridad.

Como parte de los objetivos de los objetivos de la investigación, se requería que se identificara materiales de construcción así como otros potenciales problemas de la instalación que intencionadamente se pusieron a lo largo de la ruta de prueba. Como suelo ocurrir en los test a ciegas, el equipo de operación de vuelo no tenía conocimiento alguno sobre dónde o cuales eran dichos problemas.

“Establecimos ya en su momento un método seguro para operar vuelos no tripulados seguros y ahora hemos comenzado la transición a la toma de datos operacional y el análisis” dijo David Yoel, director ejecutivo jefe de “American Aerospace Technologis Inc.” Una empresa basada en Pensilvania, que proporcionó la aeronave de pruebas, los sensores, y el equipo de vuelo.

Los investigadores sobrevolaron un tendido de “Colonial Pipeline Company”. El esfuerzo de la investigación se ve apoyado por el concilio internacional de investigación de tendidos eléctricos, entidad colaboradora de la industria de tendidos eléctricos.

En última instancia, la administración federal de aviación decidirá si las operaciones con aeronaves no tripuladas cumplen los estándares de seguridad requeridos para éste tipo de operación.

“Es emocionante ver cómo con cada misión avanzamos hacia la era de la aviación no tripulada, en la que se pueda compartir de forma segura el espacio aéreo controlado, añadiendo una gran herramienta a esta industria.” Afirmaba Rose Mooney, directora ejecutiva de “Mid-Atlantic Aviation Partnership”, cuyas oficinas centrales se encuentran en Instituto de tecnología crítica y aplicada en Virginia.

Los vuelos de prueba con aeronaves no tripuladas, comúnmente conocidas como drones, son el esfuerzo de Virginia en convertirse en el estado líder en desarrollo de tecnología no tripulada.

Además de dar un paso más allá en la seguridad y la economía de las inspecciones de las estructuras energéticas, ésta investigación avanza en los esfuerzos para desarrollar avances de la tecnología UAS para uso comercial e industrial.

Deja un comentario