Se ultima un dron para trabajar en las zonas radioactivas de Fukushima

Un UAV está siendo desarrollado para ser capaz de examinar el interior la construcción que aloja el reactor número 1 y 3 de la Central Nuclear de Fukushima. El aparato utilizará láser para detectar y evitar obstáculos en vuelo y se prevé que sea capaz de aterrizar para reemplazar sus baterías en ausencia de un operador.

Se ha realizado ya una prueba en la planta quinta del reactor, en una zona que apenas sufrió daños de consideración tras el desastre nuclear de marzo de 2011. Todavía no se ha determinado cuando el hexacóptero estará completamente listo para comenzar las inspecciones en el interior de los edificios que albergan los reactores del 1 al 3, que colapsaron en su momento tras el Tsunami, aunque se prevé que se produzca en breve.

“El tiempo de los drones llegará en breve y nos serán de gran ayuda”, ha explicado un miembro del equipo de desarrollo. El dron es obra del Autonomous Control Systems Laboratory Ltd, una empresa con sede en la Universidad dirigida por Kenzo Nonami, profesor de la Universidad de Chiba.

El dron de seis hélices está equipado con una cámara, un instrumento para medir los niveles de radiación, y un recolector de polvo para su posterior análisis. El dron es diferente a los habituales, pues podrá detectar paredes y otros obstáculos por láser, incluso cuando el interior de edificios donde el GPS no funciona. Además, su uso es más adecuado que la presencia humana por los altos niveles de radiación, que por su diseño apenas le afectarán.

La información que se recopile durante un vuelo se irá convirtiendo en imágenes tridimensionales en tiempo real, lo que permitirá la producción de imágenes de paredes dañadas o de tuberías colgando, por ejemplo y esto facilitará las labores humanas, reduciendo el tiempo que permanezcan los operarios de limpieza lo mínimo posible.

El laboratorio también ha desarrollado un instrumento para la sustitución automática de la batería para eliminar el riesgo de los trabajadores. Cuando la energía comienza a agotarse, el UAV aterriza automáticamente en una plataforma de un camión y se carga con una nueva batería sin intervención humana, para sí prolongar la misión.

fukushimadrone

En la prueba de demostración en la planta 5ª del edificio del reactor, se utilizó el UAV para llevar a cabo una inspección desde el primer piso hasta el quinto. La prueba demostró la capacidad de la aeronave para grabar vídeos y medir los niveles de radiación.
Nonami comenzó a desarrollar el dron poco después de que comenzar la crisis nuclear de marzo de 2011, anticipando que habría demanda de un robot volador en lo que se perfila como una limpieza de décadas de duración.

Nonami asegura que el dron “será extremadamente útil, ya que podrá ser enviado a medir los niveles de radiación, crear mapeados para que las personas se muevan en el interior y contribuir a dar la máxima prioridad a la seguridad humana”.

ENLACE A NOTICIA ORIGINAL

Deja un comentario